El momento de elegir un abogado o un grupo de abogados que nos represente debemos buscar entre aquellos que reúnan las siguientes cualidades:

  1. 1.      Conocimientos

Debe ser un profesional con importantes conocimientos teóricos pero a su vez respaldados por la práctica.

  1. 2.      Buena fe

Debe actuar siempre de buena fe con su cliente, con los adversarios y con el juez.

  1. 3.      Honradez

El Abogado debe poseer una honradez y probidad que no merezcan desconfianza alguna.

  1. 4.      Equidad

Los abogados deben ser justos y equitativos. Tienen la carga moral y profesional de jamás poner sus conocimientos al servicio de causas injustas.

  1. 5.      Discreción

El abogado debe ser discreto y jamás olvidar que las confesiones que llegan a sus oídos están amparadas por el secreto profesional.

  1. 6.      Veracidad

Debe ser veraz, no sólo como conducta profesional sino también como norma de vida.

 

 

  1. 7.      Respetuoso

En todo momento debe ser respetuoso y más allá de sus discrepancias deberá respetar a las autoridades judiciales, haciéndole saber su opinión en forma enérgica pero cordial.

  1. 8.      Sentido Práctico

Antes de tomar decisiones o entrar en controversias deben analizar las ventajas y desventajas de cada acción, haciendo primar el sentido práctico para evitar inconvenientes al cliente.

  1. 9.      Negociación

Junto a la practicidad debe encontrarse la capacidad de negociación, viendo a la contraparte no como enemigo, sino tentando, en cuanto sea posible, arribar a una transacción, lo que implica hacer recíprocas concesiones.

  1. 10.  Vocación

La pasión por el Derecho y el amor a la Justicia deben ser una cuestión vocacional. El ejercicio de la profesión debe ser vivido como una bendición por tener el privilegio de trabajar en lo que uno eligió y no como una obligación.

  1. 11.  Instruido, culto y actualizado

Un buen abogado además de dominar los conocimientos en el área del Derecho, debe ser culto e instruirse en otras ramas del saber para entender mejor la realidad que lo rodea y así poder asesorar mejor a sus clientes. En cuanto a su saber jurídico, debe estar siempre actualizado pues el Derecho avanza y con él deben avanzar los abogados.

  1. 12.  Lealtad

Siendo la Lealtad un valor supremo inherente a todo hombre, el abogado debe ser siempre leal con la carga agregada de que es depositario de la confianza de sus clientes por lo que su lealtad hacia ellos debe ser constante.

  1. 13.  Dinamismo

La Justicia es intrínsecamente lenta. Los Abogados deben poseer un gran dinamismo para no propender a esa lentitud y llegar a poner en riesgo algún derecho de sus representados.

  1. 14.  Orden, armonía y prolijidad.

Al trabajar en varios asuntos a un mismo tiempo, el abogado debe poseer un gran sentido del orden. Asimismo debe ser armónico a la hora de encarar varios trabajos a la vez, dando prioridad a aquellos en los que el tiempo apremia para no vulnerar los derechos de sus patrocinados. Debe también ser prolijo en su actuación profesional, con sus documentos, con su oficina y con su presentación personal.

Si ha encontrado un abogado o abogados que reúna estas cualidades siéntase tranquilo pues seguramente estará bien representado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *